Sobre el Blog

[Nota: Si sólo queréis conocer sobre qué voy a escribir en este blog, pasad directamente a los puntos expuestos al final].


Querido Onigiri-senpai,

Escribo esta carta para expresar todo mi respeto hacia ti, desde el día en que nos conocimos y empezaste a formar parte de mi pequeña e insignificante vida. Sí, hace tiempo que nuestra comunicación espiritual fluye sin más, y es que estoy orgullosa de ser uno de tus súbditos, por no decir el único, que permanece en este pequeño lúgubre lugar, limitado por cuatro paredes donde descansas.

Recuerdo la primera vez que te conocí, y es que aquella feroz criatura era demasiado para una sola cría como yo. Pero apareciste tú, con tu pequeño cuerpo, pensando que no podrías moverte con la misma agilidad que ese mestizo de Jamón y Serpiente, con esas largas lonchas que lo hacían extremadamente arriesgado, pues su veneno expulsaba comida de apariencia deliciosa, pero peligrosa. Así, gracias a tus pequeños y despiadados granos de arroz que lanzabas con la furia de más de mil dioses, conseguiste terminar el trabajo que me habían encomendado.

Pues fue el mejor de los regalos conocerte, ya que he conseguido desarrollar mis auténticas habilidades gracias a tus enseñanzas y a la fuerza que brotaba en mi interior cuando conseguías que visualizara con atención mis auténticos objetivos.

Sin embargo, maldigo el día en que conseguiste salvarme, sin pestañear y con esa aura que inspiraba tranquilidad. Y es que me arrepiento de no ser la clase de heroína que realmente debía ser. Triste y apenada me despierto mañana tras mañana al verte tumbado bajo esas sábanas a causa del somnífero más letal que consiguió alcanzarte. Sí, aquel día que decidiste ser tú el que vería animes, leería mangas y entraría en una cultura y un mundo diferente, sólo para que después de esa gran hazaña, pudieses enseñarme las nociones básicas de todo lo que habías aprendido. Pero un día viste una dulce animación que provocó el caos en mi mundo. Soltaste un grito inesperado (por no seguir un final fiel al manga) y, cuando te encontré, yacías tumbado en tu cama, sumergiéndote en un profundo sueño imposible de despertar…

Han pasado algunos meses desde que nuestra comunicación se ha hecho más profunda, gracias a ese intenso sueño que nos permite comunicarnos espiritualmente. No sé si el día que despiertes recordarás claramente aquella noche, pero si tus recuerdos se olvidan, no habrá servido de nada toda aquel conocimiento que adquiriste.

Así pues, he decidido salir al mundo exterior. Sí, debo abandonarte una temporada, ya que quiero mostrar todo lo que me enseñas en nuestras pequeñas conversaciones místicas a todo el mundo, para que así conozcan lo que sentías viendo anime. No te preocupes, a través de nuestra comunicación espiritual he aprendido mucho, y como quiero aprender más, decidí contratar a alguien para que mantenga tus cuidados y te deje puesto un capítulo cada noche de algún anime interesante en esa televisión de tubo que tanto anhelabas en nuestros viajes. De esta forma, tanto tú como yo, seguiremos conociendo más mundo.

Quiero que sepas que voy a recorrer un largo camino, mostrando a todo el mundo lo que tú me enseñas día a día. Aquí dejo los puntos de los cuales escribiré e iré mostrando en diversas ciudades. Si consigues leer esta carta y decides que no tengo derecho a desvelar tus sentimientos más puros, o simplemente, no planteo tu conocimiento como una buena alumna, házmelo saber mentalmente, conseguiré alcanzar cada uno de tus deseos.

He aquí los puntos:

  1. En primer lugar, pretendo crear reseñas de todos los animes que has observado y seguirás viendo día a día.
  2. Además comentaré capítulo a capítulo dos o tres animes de cada temporada.
  3. Siempre fuiste un fan de comentar algunos pequeños detalles de las animaciones, provocando así que muchas personas acabasen odiándolo por la cantidad de spoilers que salían de tus preciados labios de arroz. Pero como quiero respetar tus ideales, pretendo hacer análisis personales con tal de degustar y exprimir aquellas cosas que crea oportuna, además de valorar según tu opinión.
  4. Finalmente, y este pequeño último bloque es más como tus gustos personales, de vez en cuando escribiré las experiencias que ganaste a través de ese mundo nipón.

Y aquí se despide la persona que redactará con palabras todos tus pensamientos, suponiendo que algún día despiertes, o eso espero con ganas, para que puedas leer todo aquello que has enseñado al mundo.

Nos volveremos a ver, Onigiri-senpai.

 Asteefanix

onigiri

PD: Me apetecía incluir una historia inventada con una pequeña metáfora sobre mi parte crítica. Pues todos tenemos un Onigiri-senpai capaz de opinar sobre lo que nos gusta o no. Aunque sé que me he enrollado mucho para decir qué narices voy a escribir en este blog, no está de más intentar ser un poco original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s